-

-

martes, 11 de abril de 2017

"La batalla del mercado (Leyenda andaluza)", de José Antonio Lavalle (1841)


En el tomo cuarto, pp. 585-591, de la Revista Andaluza (1841) nos encontramos con un ameno texto del autor jerezano José Antonio Lavalle dedicado a la ensangrentada situación política en Jerez en el año 1467. El texto entero haciendo click aquí: LA BATALLA DEL MERCADO (J.A. LAVALLE)


Destaca en este interesantísimo texto de Lavalle una referencia a la posición del pueblo de Jerez respecto a las luchas de poder entre caballeros y los negativos efectos de la guerra contra Granada en la vida económica y social de nuestro término municipal, refiriéndose a la resistencia de los trabajadores, capitaneados por un tal "Gómez el cristiano viejo", según José Antonio Lavalle (el cual no cita ninguna fuente documental ni apoyo bibliográfico):
En su Historia de Jerez, el gran historiador Hipólito Sancho Mayi nos habla largo y tendido de las banderías en Jerez. Repasemos su capítulo sobre este tema, donde se refiere a las luchas fratricidas en ese mismo año 1467 (hacer click): BANDOS EN JEREZ (HIPÓLITO SANCHO)Creo que hay mucho no estudiado en profundidad detrás de todas estas referencias que Hipólito, Rallón, etc., dan sobre estos hechos...

Citando a los rufianes Antón Buenamiel y Fernando el cojo, como Lavalle hace en su artículo, refiere todo este enfrentamiento civil en Jerez el historiador Fray Esteban Rallón:

CAPITULO XIII: Le que en este tiempo pasó entre los particulares de Xerez

"Las controversias pasadas entre los dos Alcaides Pedro de Vargas y Esteban de Villacreces no han
permitido interrupción en el proceso del tiempo, y asi es necesario volver atrás al año pasado de
1467, en el cual no había menos inquietudes entre los particulares de la Ciudad que las que ella misma padecía por apagar el fuego de los de fuera. Estaba esta república llena de hombres facinerosos á quien llamaban rufianes, los cuales a la sombra de los caballeros hacían insultos y maldades, robos y muertes, efecto de los bandos en que la nobleza estaba dividida, cuya disensión obligaba á cualquiera de ellos á valerse de este género de gentes para tener séquito.

No porque la nobleza de Xerez se haya favorecido de este género de gentes, ha patrocinado sus maldades; sino porque siendo ellos desalmados, hallaban comodidad para ello en la falta de paz, y si los recogían, era por mejorar su partido; y con ellos mismos resistir á los que estaban en la parcialidad contraria y vivir más asegurados con ellos; con que se hacían los unos cómplices de los otros, y ellos se tomaban mas licencia para ser malos, y andar armados, con que se hacían más temidos; pocos días se pasaban sin pendencias, heridas o muertes, porqué estos malos hombres no solo acometían á los enemigos, sino á los vecinos honrados y quietos, que independientes de pasiones y sentimientos comunes, se estaban en sus casas cuidando de ellas y de sus haciendas, á cuyo efecto veremos el Cabildo de 11 de Junio del año pasado 1467, en el cual se trató de una batalla que habían dado en las calles de Xerez, donde fué tanta la sangre, que fué necesario acudir por remedio á el Duque de Medina para que como virrey ó Superitendente del Andalucía le pusiere remedio.

Vino á Xerez, llamado de la Ciudad, tomó la mano en la composición, y volvió á hacer otras paces en la iglesia de San Marcos y se les dió asiento en esta forma: Estando el magnifico y muy virtuoso señor Duque de Medina Sidonia, Conde de Niebla, Señor de la ciudad de Sanlúcar dentro de la iglesia de S. Marcos de esta Ciudad, en la capilla que dicen de Nateras (hoy del Sagrario): asentado asimismo estando ende los honrados GarcíaDávila y Alvar López, veinticuatros y Juan Nuñez, Jurado, é eso mismo, estando el Jurado Juan de Torres é otros caballeros de esta Ciudad, en presencia de Antón Franco, escribano del Rey, y testigos yuso escriptos el dicho Señor Duque, estando asentado según dicho es, dió a mí el escribano dos escrituras en un pliego de papel, la una firmada de su nombre é sellada con su sello, y la otra firmada de ciertos nombres: la primera está á la letra en el Apendice número 17. En ella dice el Duque que por cuanto el martes pasado, que se contaron nueve dias del mes de Junio, hubo acaecido en esta Muy Noble é Muy Leal Ciudad de Xerez de la Frontera, cierto ruido y levantamiento entre algunas personas caballeros, escuderos, y criados de su casa y naturales de esta Ciudad, en el cual ruido hubo ciertas heridas de los sobredichos caballeros, e asi mismo fueron cometidos y hechos otros excesos, los cuales dichos caballeros acatando la grande naturaleza é crianza que en mi casa han habido é tienen y el gran amor y buena voluntad que siempre les tuvo y tiene para los honrar y facer mercedes, asi a ellos particularmente como al bien público, etc.

En un libro antiguo, de donde he sacado estos instrumentos, dice su autor que á esta llamaron la del Mercado, de donde se refiere que eran tan frecuentes estos encuentros que para entenderse los diferenciaban con sus nombres propios.

En 10 de Agosto se juntó la Ciudad en su Cabildo, y deseosa de que esta paz permaneciese y fuese perpetua, propuso el Jurado Juan de Torres que luego sé diese orden en poner remedio á los rufianes y hombres de á pié, mala gente, y que no estuviesen esta Ciudad y que ninguna persona los tuviese, y que los que los tuviesen, los echasen luego de su poder, y a cada uno de los caballeros de esta Ciudad y de el dicho Cabildo señalase para su servicio buena gente y de sosiego, porque la Ciudad estuviese pacífica y llana. Y que requería a los señores que así lo hiciesen, porque toda pacificación y llaneza hubiera en esta ciudad

Luego dijo Pedro Rodríguez, Jurado, que cerca de las casas de su morada, Antón Buenamiel y Fernando el Cojo, tenían tablero de un año á esta parte; y otras muchas cosas se hablaron concernientes todas á este fin y dirigidas á él y á la conservación de la paz, y por conclusión se dijo que todos los Veinticuatros y Jurados y cada uno de ellos señalasen las gentes de sus familias, para que reservadas las demás, fuesen echados de la Ciudad y para que se vea el modo con que en aquel tiempo se portaban los caballeros de Xerez, pondré aquí las familias como cada uno las señaló:"

==========

Revista Andaluza:

Sobre la Revista Andaluza véase: