-

-

domingo, 30 de octubre de 2016

Un museo histórico de la guerra civil en Jerez.


   Un lugar idóneo, en mi opinión, para recuperar una interesante pieza de nuestro patrimonio y montar un modesto museo histórico de la guerra civil en Jerez podría ser esta casita desocupada, la cual se conserva sin modificaciones seguramente desde 1936, que se encuentra a la mitad de la c/ Pintor Muñoz Cebrián, en la Bda. España:


   De la gestión de dicho pequeño museo se podría ocupar la Oficina Mpal. de Memoria Democrática que el equipo de gobierno, a instancia de la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez, ha prometido crear muy en breve. Habría que declarar a esta casa, siguiendo en ello el articulado de la ley de memoria histórica, 'lugar de la memoria'. 

   Creo que para montar un espacio museográfico de la guerra civil en Jerez esta pequeña pero simbólica casita es más adecuada que la casa, más grande pero mucho más abandonada y costosa de restaurar, que Jerez le regaló al verdugo Salvador Arizón Mejías en la c/ Taxdirt (que también ha de ser recuperada por el municipio y declarada 'lugar de la memoria'):



   La pequeña casa de la Bda. España, debidamente restaurada y habilitada como recurso pedagógico para alumnos y alumnas de secundaria, bachillerato y universitarios, podría ser una herramienta muy útil para poder acercar a los estudiantes al conocimiento del mundo de la guerra civil en Jerez, tan olvidado. Porque la nueva ley de memoria democrática de Andalucía obliga "a que la materia de la memoria democrática sea incluida en el currículo de la educación secundaria obligatoria, del bachillerato y de la educación permanente de personas adultas así como en los planes de formación del profesorado y pueda ser considerada en los estudios universitarios que proceda". 

   La barriada España, esto lo sabemos muchos que pasamos la cincuentena, se la expropió el régimen franquista a la UGT, un sindicato que ya había organizado para esos terrenos una cooperativa de viviendas. Toda la barriada está llena de nombres que aluden directamente a la guerra civil vista desde el lado de los golpistas, a sus personajes y episodios. Además, está muy cerca del lugar, la plaza de Toros de Jerez, donde se fusilaba a los rojosY eso no es todo. La casa aún conserva esta muy significativa placa:

("Se edificó esta casa, primera de la barriada, en octubre del año 1936, en pleno período del movimiento militar salvador de las esencias nacionales, siendo alcalde el Iltmo. Sr. D. Bernabé Rico Cortés")

   Pienso por todo ello que es un buen sitio, además de una referencia clara y reconocible para todos los jerezanos, para poder explicar a los jóvenes lo que ocurrió en aquellas fechas en que unos cuantos generales decidieron, por la fuerza de las armas y la ayuda de Hitler y Mussolini, acabar con la IIª República y, en Jerez, organizar una sangría descomunal que ha sido documentada en 400 personas asesinadas por sus ideas políticas.

   Aunque soy partidario de eliminar toda clase de símbolos del franquismo aún subsistentes en Jerez, observo que la barriada España conserva muchos rótulos de figuras del régimen que ahora podríamos aprovechar para explicar a los alumnos y alumnas quiénes eran los personajes que aparecen en ellos, por qué el régimen los ensalzó y, particularmente, cómo y por qué esos rótulos resistieron el paso del tiempo hasta el día de hoy. Es decir, propongo no quitar esos rótulos con la expresa intención de hablarle a los alumnos de que esa persistencia forma parte del pacto de silencio fraguado en la Transición [que "los dos bandos" se reconciliaran pero dejando ciertos miles de cadáveres en las cunetas] para sepultar en el olvido la horrible represión del general Franco mucho más allá de su muerte en 1975.

   Esta idea de un modesto museo histórico de la guerra civil en Jerez -aunque aquí solo hubo represión-  me parece sencilla, poco costosa, cargada de simbolismo y asequible al Ayuntamiento y a las Consejerías de Cultura y de Educación. Es un proyecto mucho menos caro que, por ejemplo, la restauración por parte del Ayuntamiento de Jerez del Museo del Belén en la c/ Circo (http://www.jerez.es/especiales/navidad/belenes/museo_del_belen/)y sería ideal para una visita de una hora de duración -acompañada de la oportuna unidad didáctica y en un entorno urbano tan agradable como es la barriada España- que terminara en el actual Parque Scouts (que debería pasar a llamarse Parque de la Libertad), que es donde se cree que estuvieron las fosas de los fusilados y lugar, junto a la plaza de toros, donde pudieron matar a muchos jerezanos.

Algunos rótulos a los que me he referido y que, asombrosamente, permanecen en su sitio:


"c/ 29 de octubre", en conmemoración de la fecha de fundación de la Falange por José Antonio Primo de Rivera (29 de octubre de 1933) // c/ General Moscardó, en homenaje al general que encabezó el golpe militar en Toledo y "resistió" en el Alcázar // c/ Nuestra Señora de la Cabeza, en recuerdo de la resistencia de algunos guardias civiles sublevados ante el asedio republicano al santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, en Andújar, entre diciembre de 1936 y mayo de 1937

===========

OTRAS INICIATIVAS MUSEÍSTICAS SOBRE LA GUERRA CIVIL EN OTRAS CIUDADES Y PUEBLOS DEL ESTADO ESPAÑOL:

-Museo en Morata de Tajuña:
http://www.publico.es/politica/memoria-guerra-civil-encuentra-cobijo.html
http://www.abc.es/madrid/20140622/abcp-gran-museo-guerra-civil-20140621.html
-Iniciativa didáctica en el museo Reina Sofía:
http://www.museoreinasofia.es/visita/tipos-visita/visita-comentada/guerra-arte-conflicto-6
-Museo de Historia de Cataluña:
http://www.es.mhcat.cat/content/view/full/287
-Museo de la guerra civil de Cartagena:
http://www.cartagenapuertodeculturas.com/refugioguerracivil
-Memorial por la Paz de Teruel:
http://www.heraldo.es/noticias/aragon/teruel/el_museo_guerra_civil_cuesta_millones_ocupara_una_nave_000_metros_cuadrados.html
-Museo de Gandesa (batalla del Ebro):
http://www.guerracivil.cat/ESPAIS/CEBE-Gandesa-Guerra-Civil.htm
-Propuesta para Madrid:
https://decide.madrid.es/proposals/8672-museo-guerra-civil-espanola-y-franquismo
-Museo Nacional de Catalunya:
http://www.museunacional.cat/es/iv-arte-y-guerra-civil
-Museo en Campillo de Llerena:
http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/provinciabadajoz/inaugurado-primer-museo-region-dedicado-guerra-civil_915396.html
https://es-la.facebook.com/people/Museo-Guerra-Civil-Campillo-DE-Llerena/100011323998725
-Iniciativa museística en Gijón:
https://www.gijon.es/publicacions/show/4311-asturias-en-guerra-la-guerra-civil-en-las-colecciones-de-los-museos-de-gijon
-Museo pedagógico de Aragón:
http://www.museopedagogicodearagon.com/educacion_guerra_dictadura.php
-Museo de Arganda:
http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20151016/54437268141/arganda-reabre-una-fortificacion-de-la-guerra-civil-convertida-en-museo.html
-Iniciativa en Barcelona:
http://www.radiocable.com/guardian-museo-guerra-civil482.html

jueves, 27 de octubre de 2016

El comandante golpista Salvador Arizón Mejías (Jerez, 1936-1963).

   En ABC de 15 de octubre de 1938 vemos dos ilustrativas fotografías (http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1938/10/15/024.html) donde aparecen el general Queipo de Llano, el general Millán Astray y el comandante Salvador Arizón Mejías, en las bodegas González Byas, con los sres. González Gordon, entregando un Tío Pepe de oro al general de las fuerzas italianas que embarcaría con 10.000 hombres por el puerto de Cádiz de regreso a su país. Efectivamente, justo en medio del eje Sevilla-Cádiz, donde había ricas empresas vinateras que financiarían generosamente el golpe militar, había también, desde el primer momento del alzamiento, un hombre decidido a todo: el comandante Salvador Arizón Mejías (La Habana, 1888-Jerez, 1963), hijo del teniente general y director de la Guardia Civil en 1917 Salvador Arizón Sánchez-Fano. Veamos algunas pinceladas de su actividad en Jerez entre 1936, momento en que encabeza la sangrienta rebelión militar en nuestra ciudad, y 1963, fecha de su muerte.

   El 7 de agosto de 1937 aparecía una sustanciosa crónica en ABC de Sevilla titulada “Homenaje al salvador de Jerez” acerca del reconocimiento, a iniciativa de las bodegas Domecq, que Jerez tributó al comandante golpista con motivo de su onomástica. Se nos cuenta en esa florida narración que más de mil trabajadores atravesaron el barrio de Santiago hacia el cuartel Fernando Primo de Rivera para hacer entrega al comandante de un pergamino, obra del artista jerezano José Luis Torres. La entrega del pergamino (“eran portadores del hermoso trabajo don Agustín García Mier, D. Alejo Pica, don Manuel Morales y D. Antonio Bellido”) la hizo el propio Marqués de Domecq y le respondió el comandante con elogios hacia la labor cristianizadora y de justicia social, según él, de dicha casa bodeguera. Las autoridades fueron luego a la bodega El Molino, donde Arizón firmó una bota. La crónica termina así: “Confundidos todos, socios, empleados y obreros, en un solo hombre, el marqués de Casa Arizón departió con todos, y dirigiéndose a los trabajadores les habló de la necesidad de sostener esa labor de justicia social y cristiana, para que tuviesen ahorros, para llevar juguetitos a sus niños en días señalados, como lo hacen los ricos. El entusiasmo se desbordó entre los reunidos. Los obreros aclamaron al bravo militar, que fue despedido con todos los honores”. En 29 de abril de 1939 veremos de nuevo a Arizón, junto al general Queipo de Llano y al alcalde de Jerez Juan José del Junco y Reyes, en el acto de apertura del economato obrero inaugurado por la casa Domecq con el fin, según las crónicas, de “secundar la obra social iniciada por el Generalísimo Franco de protección a la clase obrera”.

   Sobre el 20 de enero de 1937 le vemos protagonizando parte de los actos propagandísticos de la venida y triunfal recepción del Tercio de Requetés, procedente del frente de Córdoba y comandados por el capitán de caballería duque de Abrantes; así como en esa fecha aparece su nombre como único invitado a un banquete en la finca El Cuco, propiedad de los Marques de Torre Soto de Briviesca, para agasajar a los príncipes Alfonso de Orleáns y de Borbón y Beatriz Coburgo y Ghota. En 27 de enero de 1938 preside, junto al abad Teodoro Molina Escribano y al alcalde de Jerez, etc. unos solemnes funerales con motivo de “los descansos eternos de las almas de los sacerdotes de la archidiócesis hispalense asesinados por las hordas marxistas”, particularmente por el alma del canónigo de la colegial de Jerez Juan Ruiz Candil, asesinado en Grazalema a finales de agosto de 1936.

   Sigue apareciendo frecuentemente el comandante en actos diversos. En 18 de mayo de 1938 viene a Jerez, vistiendo uniforme de capitán del ejército español, el príncipe Muley Mohamed, hermano de S.A.I. el Jalifa de Marruecos. Arizón y el alcalde ocupan la presidencia del acto. Rinde honores a la autoridad marroquí, que no dejó de visitar el hospital de San José donde se encontraban numerosos heridos marroquíes, el Alférez Manuel Domecq y González, de la Escuela de Pilotos de Aviación. En junio de 1941 Arizón, junto al alcalde y otras personalidades del Jerez franquista, firma una escritura de cesión a la Orden Cartujana del monasterio junto al Guadalete.

   En 7 de julio de 1938 aparece una pequeña crónica de ABC donde vemos en una comida a Queipo de Llano y a Arizón acompañando a José García Riquelme en un acto de prohijación de Carmen Chueco Márquez, a quien ya venían atendiendo desde hacía 15 años. En 28 de enero de 1939 Manuel Fernández de Bobadilla, jefe de la Falange, organiza en Jerez una manifestación jubilosa por la toma de Barcelona: “se echaron a vuelo las campanas de todas las iglesias de la ciudad, se colgaron los balcones y ondearon las banderas de España y del Movimiento en los edificios públicos y muchos particulares”. Arizón pronunciará dos vivos discursos ese día, uno en el propio cuartel y más tarde otro en las casas consistoriales.

   En 5 de febrero de 1939 nos encontramos: “Esta ciudad ha vibrado nuevamente con delirante entusiasmo patriótico al recibirse la noticia de la conquista de Gerona por las invictas tropas del Caudillo”. En Jerez muchas personas azuzadas por los falangistas recorren las calles y se dirigen al ayuntamiento a oír sendos discursos. Con ellos, el comandante Arizón y el comandante del batallón de voluntarios de Cádiz Arturo Paz Varela… “el entusiasmo delirante de la población ante esta nueva conquista de los valientes soldados de Franco ha durado hasta altas horas de la noche”. En 24 de abril de 1939 se celebra en Jerez, en la Escuela de Comercio, la Fiesta del Libro, presidida por el ubicuo Salvador Arizón Mejías, quien en su discurso “exhortó a los pequeños al estudio, para así cumplir las consignas del Caudillo”.

   En un artículo (DJ, 03/01/2012) del investigador  Juan de la Plata se nos informa: “Esta familia residiría en Jerez, desde 1931, y aun años después de estar retirado el militar, con el grado de general, en el chalet que le regaló el Ayuntamiento, en nombre del pueblo de Jerez, en la calle de la Sangre (Taxdirt), número 28, donde aparece empadronada la familia al completo, en 1945, y años más tarde; viviendo con ellos, únicamente, el hijo llamado Salvador, quien una vez fallecidos sus padres, continuaría en la misma casa, donde aparece aún a finales de los años setenta. El título de marqués lo conserva hoy día, por real carta de sucesión, de 4 de julio de 1997, el hijo de éste, y noveno marqués de casa Arizón, Salvador de Arizón Sancho”. [en realidad, Arizón se retiró con el grado de coronel, no de general]

   En 7 de marzo de 1961 el alcalde Tomás García Figueras concede a Salvador Arizón Mejías, el verdugo de Jerez, la medalla de oro de la ciudad, siendo instructor de ese expediente Ramón García-Pelayo y de Trevilla. En el sobrecogedor discurso del militar destacan estas duras palabras: “..las difíciles horas de los primeros días y efectivamente así lo fueron, porque había que actuar con la mayor rapidez y proceder con la máxima energía, para evitar que los contrarios pudieran levantar cabeza. Lo que ya se proponían hacer, con alborotadas alegrías por las buenas noticias y órdenes revolucionarias de entrega de armas y huelgas, que para ellos con su habitual maldad, comunicaba a toda España el ministro Casares Quiroga”, y se citaba a sí mismo repitiendo el final de su famoso bando donde hablaba de: “…decidido a que las fieras marxistas no ya levanten cabeza, pero ni siquiera muevan la zarpa. Y que, si fuera preciso, mis manos se conviertan en manos de hierro que exterminen sean cuantos sean y quienes sean, a todos los enemigos de España”. En ese discurso ferozmente anticomunista, escrito en el contexto ya de la Guerra Fría, y donde lo más destacable es el hecho de la colaboración de los “elementos de orden” en Jerez para apoyar la iniciativa militar desde el primer momento,  Arizón llamó “turba”, “Mano Negra”, borrachos, asesinos, “miles de afiliados a extrema izquierda mezclados con la chusma”, “marinería roja, ya convertida en idiotas criminales satélites de Moscú”, etc., etc., a la resistencia política al golpe militar.

   En 28 de marzo de 1963 aparece la crónica mortuoria del comandante: “Ha muerto el Marqués de Casa Arizón. El ilustre soldado participó brillantemente en el Alzamiento Nacional”. Murió a los 73 años con grado de coronel de caballería. En dicha nota necrológica se dice claramente que Salvador Arizón no solo se adhirió desde el primer minuto a Franco, sino que desde Jerez ordenó “las operaciones de recuperación de pueblos de la provincia y de otros de la región”. Jerez le dedicó en vida la rotulación, con el nombre de Marqués de Casa Arizón, de la calle calle Porvera, le nombró hijo predilecto y le otorgó la medalla de oro. “Su última aparición en público en nuestra ciudad fue el pasado año [1962] con motivo del homenaje ofrecido al Tercio de Requetés de Nuestra Señora de la Merced, en el que el comandante Arizón pronunció un vibrante discurso”. A su sepelio, en el cementerio de Ntra. Sra. de la Merced, acudieron el gobernador militar de Cádiz, sr. Sánchez Gómez, y los ayuntamientos de Jerez y Sanlúcar, bajo mazas.


martes, 18 de octubre de 2016

La historia del protestantismo en el Archivo Municipal de Jerez.

                                     (Cristóbal Orellana González, Archivero Municipal)
 
El Archivo Municipal se ha prestado gustosamente, en el contexto de la celebración en nuestra ciudad de las jornadas del 500 aniversario de la reforma protestante, al requerimiento del pastor evangélico Manuel Guerrero Corpas, coordinador de dicha conmemoración, para aportar alguna documentación de referencia sobre la historia del protestantismo en Jerez. En la exposición que se inaugurará “Viaje al pasado del protestantismo jerezano” (Palacio de Villavicencio, del 17 al 30 de octubre 2016) se encontrarán reproducidos algunos documentos del Archivo Municipal, los cuales hemos tenido el gusto de escanear para tal fin.

La iglesia católica decimonónica, muy lejos del ecumenismo del papa Francisco de hoy, luchaba doctrinariamente contra “los secuaces de Lutero”. El cura párroco de San Miguel, D. Francisco Palomino Domínguez, ya en la primera mitad del siglo XIX, clamaba contra el protestantismo. Muchos de sus libros se encuentran en nuestra Biblioteca Municipal: “Demostración en que se manifiesta que la fe y religión de los protestantes no es la de la Biblia… además veinte y tres razones de un metodista, y respuesta á ellas del autor” (Cádiz : Imprenta de la Viuda e Hijo de Bosch, 1841); “Refutación de la obra titulada El cristianismo restaurado por el Rev. G.H. Rule” (Jerez: Imp. de D.J. Mallén, 1845), etc. En 1863 se publicaba en Jerez, por Roberto Mallen, un folleto titulado “Carta dirigida por un protestante al P. Mariano Acebedo de la Compañía de Jesús”, prohibiéndose su lectura –Boletín Oficial del Obispado de Cádiz y Ceuta de 5-8-1863–. La periodista Carolina de Soto y Corro, en la revista Asta Regia (1880, nº 42) escribía sin contemplaciones: “Jerez… asediada por los propagandistas de las falsas doctrinas de Lutero, vio dar en su seno el desagradable espectáculo de la instalación de las escuelas públicas protestantes, que bien pronto comenzaron a ejercer la más triste influencia entre los ignorantes…”. La revista El vigía católico (Ciudadela, febrero de 1891) decía: “El celosísimo Sr. Obispo de Jerez denuncia igual escándalo en su diócesis y encarga a los párrocos prevengan a sus feligreses contra la propaganda protestante y procuren recoger los opúsculos sectarios que a aquellos se distribuyen con títulos hipócritamente estudiados como por ejemplo el titulado Breve Catecismo de Doctrina cristiana. En la provincia de Cádiz y pueblos limítrofes a Gibraltar, así como en las colonias mineras de Huelva y Linares, la propaganda es activísima e infatigable”.

(AMJF, Leg. nº 248 , expe. nº 7538)

En el expediente 39686 encontramos una información de 1861 muy valiosa sobre las dificultades y trabas que padecía el culto protestante en Jerez: “Denuncia sobre la casa de la c/ Santa María en la cual se dice se celebran actos religiosos en sentido protestante”. En el escueto expediente se encuentra una copia de una carta de Carlos H. Furlong, en un momento en que en Jerez el vicecónsul británico era Carlos P. Gordon, donde se dan datos como los dos sacerdotes que celebraban culto en esa casa particular, a saber, los reverendos H. Mathuen y Guillermo Cooke.

Hallamos todo lo relativo a la construcción del cementerio protestante de Jerez, parece ser que en 1866, en el expediente nº 9490: “construcción de un enterramiento para los que fallezcan fuera de la religión católica”. En el año 1875 Jorge G. Sutter, Ricardo Davies y M. Cooke solicitan una reforma de la puerta del cementerio y agua, traída del cementerio católico, para regar los árboles y plantas de adorno.

En el expe. 7538 se encuentra, como es conocido por algunos investigadores, la documentación y los planos relativos a la construcción de la iglesia protestante y escuelas para niños y niñas de la c/ Argüelles, promovida por el pastor Joseph Vilisied. La solicitud de permiso para obrar la presenta el arquitecto Manuel García Álamo en 5 de mayo de 1872. Curiosamente, ya en 1875, en el expediente 7152, nos encontramos con documentos que hablan de la “ruina parcial de la Iglesia Evangélica en el nuevo barrio de Vallesequillo”. El arquitecto municipal había inspeccionado la obra y advertido que “las dos fachadas laterales están fuera de la línea de a plomo”… ¿una argucia para cerrar el templo?. El expediente 7538, el de la construcción de la iglesia y escuela, se titula exactamente: “Sobre varias edificaciones que se están llevando a efecto sin ninguna autorización en Vallesequillo”, lo que deja ver el disgusto, fundado o no, del Ayuntamiento respecto a la religión de Lutero y su despegue en la ciudad.

En el año 1876 encontramos (expe. nº 10388) informaciones sobre “las escuelas evangélicas que se dice funcionan en el nuevo barrio de Vallesequillo”, y entre ellas una denuncia del párroco de San Marcos diciendo que el pastor evangélico que ejerce de maestro carece de título y que “con doctrinas y máximas heterodoxas pervierte [la niñez inocente]”. El Ayuntamiento escribe al Gobierno Civil preguntando qué hacer y este contesta que el susodicho profesor enseñe su título de maestro de instrucción primaria. Pero el pastor Viliesid declaró que él no enseñaba en las escuelas, sino que estaban a cargo de “un director y una directora con sus respectivos ayudantes, todos españoles”. Los profesores Juan Gómez Hidalgo y Eloísa Chamorro Torres tampoco tenían título, alegando no tener obligación de ello por ser escuelas privadas.

(AMJF, Leg. nº 316 , expe. nº 9490)

Es llamativo el expediente 14185: “Aclaración de los hechos ocurridos el 29 de agosto de 1911 con motivo del enterramiento en el cementerio protestante del cadáver de D. Juan Marks”. En este expediente aparece una carta de Pedro Nolasco González de Soto dirigida a su primo el alcalde de Jerez Julio González Hontoria en la que se queja de que el conserje del cementerio había cavado la fosa destinada a su amigo Juan Marks en presencia de la familia de este, la cual tuvo que esperar in situ más de dos horas a que terminara la faena: “Se necesita la apacibilidad de los sres. Marks, que supera toda la calma de los mejores ingleses, para soportar aquella situación de la manera tranquila y decente que la soportaron”.
 
La mortal represión de los evangélicos en Andalucía y en Jerez a manos de los golpistas se dejó notar mucho. El ABC de Madrid de 29 de noviembre de 1936 recogía lo que decía L’Office central d’entr’aide des Eglises: “Los instructores F. Lobo, de Puerto Real, y Manuel Moreno Escoznar fueron fusilados. No se tienen noticias de los pastores Simón Vicente, de Calahorra… del vendedor ambulante Trujillo, de Jerez. La iglesia de Jerez fue destruida el 18 de julio, y el portero y otras tres mujeres fueron fusilados”. Unos datos que no parecen del todo ciertos a la luz del expe. 14953. Por su parte, Juan Bautista Vilar, en su trabajo Los protestantes españoles ante la guerra civil recoge: “… Una quinta víctima de que se tiene noticia fue cierta joven de Jerez de la Frontera, también ejecutada, porque - además de ser maestra- y por tanto roja por definición, era protestante”. Esta sí era Carmen Hombre Ponzoa, “maestra socialista, de religión protestante, militante de la U.G.T., y que fue asesinada en estado de gestación”; su marido Máximo Salazar también sería fusilado.
 
En 1937, en el expediente 14953 relativo a “estadística de centros privados de enseñanza”, encontramos una minuciosa relación de los alumnos matriculados en el “Colegio Evangélico del Salvador”, en c/ Argüelles, 11, siendo profesor de su escuela unitaria de párvulos D. Samuel Tomás  Guilloto, así como relación de la escuela unitaria de niñas regentada por la profesora Carmen Guilloto.
 
Hay más documentos en el Archivo Municipal sobre la historia de los protestantes en Jerez, pero lo dejamos aquí por ahora y aguardamos mejor ocasión para exponerlos.

lunes, 17 de octubre de 2016

¿Cómo funcionan las oficinas de memoria histórica?.

   El acto tuvo lugar ayer jueves con un público muy interesado en dicha mesa redonda y unas intervenciones de los ponentes que precisaron con detenimiento los mecanismos administrativos y el funcionamiento práctico de las oficinas de memoria democrática. También el coloquio desarrollado posteriormente tuvo interés debido a que muchos de los participantes contaron su compromiso directo con la memoria histórica. La conclusión de este debate fue sencilla: necesitamos ya una oficina municipal de memoria democrática en el ayuntamiento de Jerez (21/10/2016).


de izquierda a derecha: Martín Vila, concejal del Ayto. de Cádiz y Delegado de Memoria Democrática; Carlos Perales, Dr. de la Oficina de Memoria Democrática de la Dip. de Cádiz; Pepe Ruiz, de la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez; Javier Giráldez, Dr. Gral de Memoria Democrática (Consejería de Cultura, Junta de Andalucía); Fco. Camas, concejal de Cultura del Ayto. de Jerez

ver:
-http://www.lavozdelsur.es/la-reparacion-de-las-victimas-del-franquismo-hace-mas-fuerte-nuestra-democracia
-http://www.lavozdelsur.es/el-psoe-se-compromete-crear-oficina-para-cumplir-con-la-ley-de-memoria-democratica

====================

   Sabemos cómo funcionan las asociaciones memorialistas, lo que hacen, cuáles son sus objetivos y los resultados tan positivos que hasta ahora han tenido a pesar de todas las dificultades que los distintos gobiernos les han puesto a su paso. El movimiento memorialista continúa trabajando y sosteniendo el interés de la sociedad por la memoria histórica, por la memoria democrática. 

   Pero de un tiempo a esta parte también las administraciones públicas han habilitado sendas oficinas de la memoria democrática que están haciendo un papel dentro de ese esfuerzo colectivo que se mantiene por alcanzar la dignidad y el reconocimiento a las víctimas del franquismo y frente a la impunidad con que se actuó entonces y durante la llamada Transición Democrática (que con su Ley de Amnistía quiso "olvidar" el asunto).

   La Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez, buscando el objetivo de que también en el Ayuntamiento de nuestra ciudad se ponga en marcha una oficina municipal de memoria democrática, ha organizado un debate para que todos y todas conozcamos cómo, dentro de la administración pública, funcionan esas oficinas, qué hacen, cuáles son sus objetivos, sus medios, etc.

   Te invitamos pues a participar en esa mesa redonda y conocer de primera mano cómo podemos seguir avanzando todos juntos a favor de la memoria democrática:




lunes, 10 de octubre de 2016

Las desigualdades sociales en Jerez sobre 1915.



Las desigualdades sociales en Jerez siempre fueron más que severas. Mucha gente moría de hambre y de enfermedades asociadas a la miseria en el primer tercio del siglo XX. Los sucesos de la Mano Negra, el asalto campesino de 1892, etc., son fenómenos tempranamente vinculados a esa situación de radical desigualdad entre quienes, en Jerez, no tenían nada y quienes lo tenían todo, incluyendo el recurso a la fuerza militar.

El martillo, el periódico de la asociación de toneleros de Jerez, no dejaba de señalar el horror causado por las diferencias sociales que sostenía el régimen bipartidista de la época, en el cual militaba la alta burguesía, las fuerzas armadas, la iglesia y el aparato del estado (los mismos que luego se alzarían en armas en 18 de julio de 1936). Para ello comparaba los inmensos gastos de esos estamentos con la increíble miseria del salario medio de un trabajador:

LOS GASTOS DE LA CORONA:



LOS GASTOS DE LA IGLESIA CATÓLICA:







LOS GASTOS MILITARES Y DE LA GUARDIA CIVIL:

     "¿Sabe el proletariado español cuánto le cuesta mantener a la Guardia Civil?. Treinta y cinco millones de pesetas. Y en resumen, para defender la propiedad privada y hacer respetar la libertad del trabajo cuando hay huelgas. Francamente, nos parecen demasiado caros esos servicios. Rebajando ese presupuesto a la mitad de la millonésima parte, estaban bien pagados.

    Desde 1850 hemos pagado por Ejército y Marina doce mil millones de pesetas; a pesar de eso hemos perdido un inmenso territorio colonial y no tenemos ni Ejército ni Marina.

     Por intereses de la Deuda, hemos pagado los españoles, desde dicho año, diez y siete mil millones de pesetas.

    Sumadas las cifras gastadas en Ejército y Marina y en pagar intereses, ascienden casi a la mitad del valor total de la nación.

     Así se gobierna el pueblo español".

LOS DESPILFARROS DIRECTOS DEL APARATO DEL ESTADO:




...Y LOS GASTOS DE UN TRABAJADOR JEREZANO DE LA ÉPOCA: 2,95 pesetas diarias



Nota:
Puede consultarse El martillo online en:
http://prensahistorica.mcu.es/es/consulta/registro.cmd?id=3635

martes, 4 de octubre de 2016

Tomás García Figueras solicita en 1938 ayuda económica al Ayuntamiento para el CEHJ.



        En el expediente 14.982 del Archivo Municipal [que abajo ofrecemos en pdf] conservamos un expediente titulado “Escrito de don Tomás García Figueras solicitando subvención para la Sociedad de Estudios Jerezanos”, leyéndose en la misma portada de dicho expediente: “Acuerdo: Cabildo 9 de agosto de 1938, punto 3º: Se acuerda concederle subvención de 2.000 ptas. Asignadas en Presupuesto, Capítulo 10º Artículo 6º, para fomento de trabajos de investigación y publicaciones relativos a historia de Jerez”.


        García Figueras no dudó en comenzar su solicitud con un encabezamiento llamativo, politizado y decantado sin ambages hacia el nuevo régimen militar de julio de 1936: “Notorios son los estragos que, donde ha tenido lugar la dominación marxista, se han producido en archivos, museos y bibliotecas, haciendo desaparecer en la vorágine de la más feroz incultura monumentos de inestimable valor en el campo de la investigación histórica, cerrando de este modo en muchos casos los posibles caminos indagatorios para el esclarecimiento de nuestra historia y de nuestras costumbres”. Añade García Figueras, en nombre de la naciente Sociedad de Estudios Jerezanos,  tres cosas: 1ª) que en Jerez se han conservado tesoros como el Archivo Municipal, el Archivo de Protocolos Notariales y la Biblioteca de la Colegial, 2ª que en Jerez existen algunas pocas individualidades que “se han dedicado aisladamente a los trabajos de investigación”, y 3ª) que ya en el presupuesto vigente de 1938 existía una cantidad para el fomento de la investigación de la historia de Jerez.

        El informe de la Comisión de Instrucción Pública, en la que estaba también el que vino a ser secretario de la Sociedad el sr. Ángel Rodríguez Pascual, fue muy favorable:


        Y, efectivamente, en aquél III Año Triunfal, a primeros de agosto de 1938, se concedió a la en ese momento Sociedad de Estudios Jerezanos la estimable suma de 2.000 pesetas para el fomento y publicación de trabajos de historia de Jerez.


-enlace al expediente original del Archivo Municipal:

============

[esta entrada me fue publicada originalmente en:
https://sites.google.com/site/cehistoricosjerezanos/intrahistoria]

sábado, 1 de octubre de 2016

El adoctrinamiento de los niños jerezanos tras el golpe de estado de Franco.


   El expediente nº 15.036 del Archivo Municipal, perteneciente a la sección de Instrucción Pública, se titula así: “Escrito de don José Aguilar López solicitando subvención para ayuda de gastos de un trabajo del que es autor”. Este breve expediente está encabezado por una solicitud dirigida al alcalde de Jerez, en 8 de julio de 1939, del periodista José Aguilar López, a la sazón director del periódico semanal “Jerez Católico”, donde se lee: “que deseando hacer una edición del adjunto trabajo patriótico, en el que se recoge fielmente la iniciación del Glorioso Movimiento en Jerez, con el fin de que fuese repartido profusamente entre los niños de las escuelas de la ciudad al conmemorarse el 3º aniversario de tan gloriosa fecha…”.

   El título de este trabajo de contundente pedagogía franquista consta así: “Jerez, firme y poderoso baluarte en el Glorioso Alzamiento Nacional dignificador de España”, el cual va acompañado de este expedito llamado: “Escolar, hombre jerezano del mañana, ¿quieres conocer la participación que Jerez de nuestros amores tuvo en la guerra de Reconquista y liberación de la Patria?. Toma y lee”. Consiste, básicamente, en una descripción, en tono de epopeya, de los hechos acontecidos en Jerez el día 18 de julio, además de en un continuado insulto a la barbarie roja, los zurdos, las turbas, la gente de la más extraña catadura, los sin Patria, extremistas, bermejos…  Las tres páginas del escrito son, también, un encendido elogio de la actuación militar del comandante Salvador Arizón Mejías, quien mandó destituir, a la fuerza, al alcalde Antonio Miguel Oliver Villanueva, quien fue asesinado posteriormente. En Cabildo de 1 de agosto de 1939, al punto 4º, se aprobó un acuerdo por el que se venía a conceder al periodista autor del panfleto que vamos a comentar 100 pesetas “para ayudar a los gastos de edición del trabajo del que es autor, relacionado con la iniciación del Glorioso Movimiento Nacional en nuestra ciudad”.

   Ramón Reig García, en La comunicación en Andalucía: historia, estructuras y nuevas tecnologías, señala los periódicos falangistas y conservadores de Jerez en aquella época: Amanecer, Alerta, Jerez Católico, y otras cabeceras más efímeras como José Antonio y Círculo Doctrinal. En Azul, órgano de la Falange Española de las J.O.N.S., Año II, Número 274, 14 de agosto de 1937, momento en que inicia su colaboración periodística con ese título, escribe gozoso José Aguilar López: “La suscripción iniciada para regalar una medalla simbólica conmemorativa del 18 de julio al Comandante Militar de esta plaza, Marqués de Casa Arizón, engrosa considerablemente”. La Cordobapedia nos dice de José Aguilar López: “Periodista nacido en Córdoba en 1895. Redactor de El Defensor de Córdoba dirigió también el semanario conservador La Defensa. Durante las II República dirige el periódico lucentino Ideal y durante la Guerra Civil el semanario Jerez Católico”.

   Una conferencia, de primeros de febrero de 1940, de Juan Luis Morales González, Jefe de los Servicios Provinciales de Higiene Infantil de Sevilla y director de la Escuela Provincial de Puericultura de Sevilla, da a conocer el escalofriante dato –que no he contrastado– de 700 niños diarios que “mueren en España por ignorancia y miseria” (véase ABC de Sevilla de 6/2/1940). El contexto pedagógico antirrepublicano de la segunda mitad del 36 era vehementemente belicista. Esto puede comprobarse en el discurso del onubense Manuel Siurot, pedagogo, recogido en ABC de 23 de septiembre de 1936 donde critica con dureza la política escolar republicana en Huelva y explica lo que han de hacer los maestros para el nuevo régimen: “…este mágico escultor de niños mandará que la escultura de carne y de espíritu eche de su boca el verbo bueno y la palabra de amor, de luz, de Patria y de Dios, peleará con la palabra del odio y del delito, romperá la cabeza de la sierpe venenosa y los hombres de bien volarán en los trimotores luminosos del verdadero progreso hacia una España grande y triunfal”. Manuel Siurot también participaría activamente en un acto de la Asociación Nacional de Maestros españoles en la Universidad de Sevilla, junto al cardenal Ilundain, en 17 de abril de 1937, donde el cardenal acabaría rematando: “La labor del maestro no es solo la de instruir, sino la de hacer que en el alma del niño se estampe la imagen de Nuestro Señor Jesucristo, cumpliendo así el profesor con la delegación que le confieren los padres, la Iglesia y la Patria”.

   En España, donde el golpe militar y la guerra hacían estragos, se producía una situación social más que cruda para mujeres y niños. El régimen de Franco lo sabía muy bien y creó, de la mano de la falangista Mercedes Sanz e inspirándose en el Auxilio de invierno nazi, en octubre de 1936, el llamado Auxilio Social. Por su parte, José M. Mota, rector del Magisterio Nacional en el distrito universitario de Sevilla, publicaba en ABC de Sevilla de 24 de junio de 1937 estas clarísimas palabras: “El sábado 17 de julio, para conmemorar el fausto suceso de la iniciación de la contrarrevolución que nos redime, debe organizarse en cada escuela, o en varias reunidas, un acto solemne, que presidirá el retrato del jefe del Estado y la bandera nacional, pronunciándose una oración breve y sencilla al alcance de las inteligencias infantiles, en la que se enaltecerá el concepto de Patria, el amor que como Madre se le debe, citando algún ejemplo heroico que sensibilice el corazón del niño”.


   Todo estaba dispuesto, en definitiva, para un fuerte adoctrinamiento de la población infantil y juvenil, y a este propósito respondía cabalmente el folleto propagandístico que venimos comentando y que se conserva en el expediente 15.036 del Archivo Municipal de Jerez. Volvamos a él tras haber descrito el contexto en donde hay que situarlo y comprenderlo.

   En él se nos dice en primer lugar que “grupos de exaltados” recorrieron en la tarde del 18 de julio las calles del centro para cerrar los comercios, que las sociedades obreras y las autoridades republicanas se reunían y tomaban decisiones, hablándose de una huelga general, que se habían practicado “detenciones de fascistas y realizándose multitud de registros en domicilios de personas de derechas”, etc. A la una de la madrugada parece que se había acordado defender con las armas el Consistorio, pero “bastó la sola presencia de los guardias de Seguridad, que dieron una carga dentro del local, poniendo en precipitada y vergonzosa huida a los bermejos”, dice el tendencioso escrito dirigido a los niños de Jerez. El comandante Arizón toma algunos edificios públicos y se produce la suelta de los falangistas que se hallaban detenidos. A continuación, siguiendo el panfleto de José Aguilar López, se produce la toma de la Casa del Pueblo. Luego: “unos cuantos disparos sueltos y ya transcurrió el resto de la noche sin otra novedad”. Después: “impedir la filtración de los pueblos serreños, que amenazaban con una marcha sobre esta población. Más tarde, detenciones y labor de limpieza, de terapéutica y asepsia”. En la última página del díptico: “La ciudad debe por ello profunda gratitud a su ilustre Comandate Militar señor Marqués de Casa Arizón, que con visión tan certera y contundente y dando el pecho en todo momento…”.


   Todo esto se narraba a los niños de Jerez para que se hicieran una idea sucinta de lo ocurrido en la guerra y en la represión, es decir, en aquellos tres primeros años del Glorioso Alzamiento Nacional. José María Pemán, alto responsable de educación del régimen militar de Burgos, había dicho sin ambages: “La atención que merecen los problemas de enseñanza, tan vitales para el progreso de los pueblos, quedaría esterilizada si previamente no se efectuase una labor depuradora en el personal que tiene a su cargo una misión tan importante como la pedagógica”. Palabras que generarían inmediatamente no solo la depuración y la muerte de muchos maestros y maestras, sino la completa ideologización de la infancia y la juventud de Jerez, las cuales serían barnizadas con agresivos panfletos como el que se conserva, original, en el Archivo Municipal y que aquí hemos comentado.

==========

Fotografía 1: El general Queipo de LLano en los comedores de Auxilio Social (Sevilla, 1937)
Fotografía 2: Niños republicanos (Walter Rosenblum)