-

-

jueves, 10 de marzo de 2016

Se inaugura en Jerez una biblioteca dedicada al histórico anarquista Sebastián Oliva (1881?-1936)


El próximo 23 de marzo, a las 12,00h., se inaugurará en Jerez la biblioteca de la CNT (planta baja, Edificio Sindicatos), la cual pasará a llamarse "Sebastián Oliva". Pero conozcamos un poco más la trayectoria de este histórico anarquista jerezano con algunas notas sobre su vida, su pensamiento y su obra.

---------------

A Sebastián Oliva lo mataron los militares que dieron el golpe contra la República de 18 de julio de 1936:

(Fuente: José García Cabrera y Cristóbal Orellana González: "La represión franquista en Jerez de la Frontera: censo de las víctimas y fuentes documentales para su identificación", en Represión franquista y memoria histórica en la provincia de Cádiz, pág. 112)


-------------------------


----------------------

El historiador Diego Caro dedica un artículo a la figura de Sebastián Oliva Jiménez: "Sebastián Oliva, un anarquista de Andalucía" (en Colombo, Angelo: Mélanges de littérature et d'histoire en l'honneur de Gérard Brey, Ed. Presses Universitaires de Franche-Comté, 2008, pp. 95-107). Entresacamos de ese artículo estos dos textos:

1º.-
y 2º.-



En Movimientos sociales en la España del siglo XX (Calle Velasco, Mª Dolores, (ed.), Ed. Univ. de Salamanca, 2009, pág. 119) nos encontramos [al final del recorte] esta crítica frase de Sebastián Oliva:

(Nota 58: Declaraciones de Sebastián Oliva Jiménez, líder de la CNT jerezana en La Voz del Campesino, 2 de julio de 1932)

---------------------


Fotografía publicada por Manuel Ramírez en: "El medio rural y los jornaleros", Revista El Yaidín, nº 10, abril de 2004, págs. 20-24

---------------------

En el libro España república de trabajadores (1.ª edición: Editorial Cénit, S.A., Madrid, 1932. 2.ª edición: Editorial Critica, S.A., Barcelona, 1976. Traducción directa del ruso de N. Lebedef ), vemos al escritos soviético Iliá Ehrenburg dedicar unas palabras -críticas, aunque reconociendo la valía de Oliva- a Sebastián Oliva:


"En Jerez se publica una hoja periódica: La voz del campesino. La edita Sebastián Oliva, un labriego que trabaja en las viñas, viejo revolucionario, muy familiarizado con las cárceles de España. Es un hombre de unos cuarenta y cinco años, con brazos membrudos como las raíces de un árbol y ojos secos y ardientes. Estuvo en Cuba, donde trabajó en las plantaciones. También allí conoció las rejas de la cárcel. Sus ideas políticas son candorosas y enrevesadas. Toda la fuerza se le va en los sentimientos, en su extraordinaria pasión, en su devoción fanática por su “verdad”, bastante confusa para los demás, pero para él infalible. Si viviese en otra parte, se le podría llamar semianarquista y semicomunista. En Jerez no tiene más que una denominación: campesino andaluz.

En el periódico La voz del campesino, sólo escriben los labriegos. Es un periódico estrambótico, incoherente. No obstante, lo lee uno sin esa repugnancia con que se hojean instintivamente los grandes rotativos, los de la “derecha” y los de la “izquierda”, llenos todos de grandes palabras y nobles propósitos. En esta hojita campesina, José Márquez, después de hablar de Caín y Abel, escribe: “Sin los labradores no hubieran podido existir ni Gutenberg, ni Cervantes, ni Colón, ni Reclus, ni otros grandes pensadores”. El labriego Alfonso Núñez incita a sus compañeros a no acudir a la recolección de aceituna mientras no se abra el sindicato clausurado por las autoridades. Su artículo se titula: “La cárcel de Córdoba”. Avelino Damián “filosofea”: “Andalucía es el país de los prados verdes y el cielo azul, pero nosotros vivimos en una pocilga”. Mauro Bajabiena comunica que en Córdoba trece señores poseen ellos solos 24.000 hectáreas. Luís Pared llama a los patronos “tigres”. La redacción observa que el calificativo es ofensivo para los tigres. Luego, hay versos, lamentaciones, relatos de atropellos cometidos, sueños de un “paraíso libre” y arengas para la lucha.
La voz del campesino es una hoja que sólo leen los aldeanos. No se exporta al mundo entero con los barriles del vino. Los cónsules de las potencias grandes y chicas suelen frecuentar las bodegas, pero no los mítines. Jerez, para el resto del mundo, sigue siendo lo que ha sido siempre: “vino color oro pálido”. Un vino que embriaga ligera, dulcísimamente. Tal vez ocasionara una jaqueca a sus aficionados si adivinaran lo que es el otro Jerez, el Jerez de la lucha por la justicia". 

---------------------

(Fuente: http://www.veuobrera.org/05diaris.htm)

-----------------------

"Modelo de certificado de defunción. La muerte de Sebastián Oliva Jiménez se inscribe el 16 de enero de 1943. No obstante, su asesinato se cometió el 19 de agosto de 1936. Aunque las causas de su deceso no constan, podemos observar que la fórmula de la inscripción se hace según los parámetros estudiados ("Falleció en esta ciudad" y "en virtud de auto dictado por el sr. Juez... a tenor del decreto número sesenta y siete de 8 de noviembre de 1936). Al margen de esta fórmula, este caso está confirmado por otras fuentes, escritas y orales" (en: http://lascifrasdelarepresionenjerez.blogspot.com.es/)


----------------------

En el libro de Antonio Checa Godoy titulado Prensa y partidos políticos durante la II República recoge unas notas sobre la prensa obrera en la provincia de Cádiz en los años 30 y menciona a "La Voz del Campesino" y a S. Oliva:

------------------

La fallecida historiadora Mª Rosario de la Torre nos presenta un texto (véase: http://www.diariodejerez.es/article/ocio/704275/sanjurjada/jerez.html) del que fuera alcalde Fco. Germá Alsina donde se observa cómo Sebastián Oliva fue detenido en el cuartel de Villaviciosa por los golpistas jerezanos que secundaron el llamamiento militar del general Sanjurjo en el verano de 1932:

¿Qué pasó en Jerez? Nadie mejor que el alcalde Francisco Germá Alsina para contarlo. Por escrito y a petición del gobernador civil. Lo titula así: 

‘Relación de los hechos ocurridos el 10 de Agosto de 1932 (...)’. 

“Entre las seis y media y ocho de la mañana varios automóviles particulares, conducidos por sus dueños, y llevando cada uno una pareja de la guardia civil, efectuaron la detención del alcalde accidental D. Juan Narváez, de los concejales D.Juan Taboada, D. Diego Gómez, D. Rafael Orge, D. José Almagro, D. Enrique Tubío y D. Vicente Castilla, y la de los obreros significados por su actuación societaria Manuel Calle, Francisco Fernández, Solano (padre e hijo), Sebastián Oliva, Basilio Torralbo, Francisco Guerra, José Arantave, Antonio Natera, Miguel García y José Madroñal (...) recluidos todos juntos en una habitación del cuartel de Villaviciosa (...). El coronel de la guardia civil D. Arturo Roldán se dirigió al ayuntamiento, en otro coche era conducido el alcalde accidental (...) le instó para que en una sesión que se celebraría al efecto, le hiciera entrega del ayuntamiento (...)

-----------------

Sebastián Oliva, dispuesto a recorrer en bicicleta los cortijos jerezanos para enseñar a leer y escribir a los jornaleros:


(fuente: http://adultostarifa.wikispaces.com/file/view/SANCHEZ+ROSA+volumen2.pdf)