-

-

lunes, 21 de marzo de 2016

No hay que politizar la Semana Santa de Jerez usando antecedentes históricos inciertos.


No veo bien que la alcaldesa de Jerez haya ido a la catedral, hoy lunes santo, a entregar simbólicamente la vara de la alcaldía a la imagen del Cristo de la Viga. No lo veo bien porque estamos en un estado aconfesional, según la Constitución, y muchos ciudadanos pensamos que ese tipo de gestos no nos representan a todos, sino solamente a los católicos. La vara de alcaldía, esto es obvio, no debe ser usada para fines religiosos. La Constitución no ampara esos gestos. Las autoridades civiles y militares no deben, sin la autorización gubernamental o judicial competente, usar los atributos democráticos de poder legalmente establecidos para fines particularistas, religiosos, etc.

Tampoco creo que esa supuesta tradición de entregar simbólicamente la vara de alcaldía al Cristo de la Viga sea cierta. Por lo que he podido documentarme, aunque no lo he hecho con detenimiento, he podido ver que la hermandad del Cristo de la Viga nombró presidentes honorarios suyos, en noviembre de 1947, al alcalde de la ciudad y a otras autoridades y personalidades locales, así como que en los desfiles procesionales solía haber una representación municipal destacada. También esa hermandad nombró hermana mayor honoraria, en octubre de 1952,  a Carmen Polo de Franco. Pero nada más, esa tradición de entregar la vara de alcaldía al Cristo de la Viga no parece tener antecedentes históricos en Jerez. No conozco ningún precedente respecto a esa entrega simbólica. Este gesto, poco acorde con el siglo XXI y con los valores de nuestro estado social y de derecho, es nuevo y quizás tenga su verdadero origen, simplemente, en el presente contexto del conocido deseo del PSOE local de congraciarse con las hermandades para que el PP no le haga sombra electoral en ese ámbito de la vida local. El PSOE no quiere, ante el mundo de las hermandades, parecerse a Podemos... aunque Podemos, todo hay que decirlo, no ha dicho mucho que digamos respecto a estos asuntos.

En un blog asociado a la hermandad de la Catedral no se dice otra cosa que: “Una representación corporativa de todos estos estamentos, sobre todo del Ayuntamiento, formaba parte del desfile procesional de esta cofradía hasta 1975, costumbre que se suprimió al año siguiente, 1976


Aunque no sea un asunto trascendental para la vida -por lo demás tan complicada- de esta ciudad, la lucha política entre el PP y el PSOE no debería incluir episodios como el que estamos comentando. No debería usarse la vara de alcaldía para fines político-religiosos que no están mencionados ni en la Constitución ni en el Estatuto de Autonomía de Andalucía. La Semana Santa debería desarrollarse con normalidad, politizarla no es bueno para nadie.

=============

-Mamen Sánchez mantiene la entrega del bastón de mando de Jerez al Cristo de la Viga: