-

-

miércoles, 30 de marzo de 2016

El paisaje vitícola de Jerez: un tesoro cultural.


Ayer miércoles 30 de marzo tuvo lugar, con una animada y numerosa asistencia de público, una actividad más del I Encuentro de Historia, Cultura y Patrimonio Rural de Jerez. El acto tuvo lugar en el llamado castillo de Macharnudo, o viña El Majuelo,  ó majuelo de Domecq, un lugar impresionante, en un altozano coronado por una espectacular torre, desde el que se puede disfrutar de unas inolvidables vistas de la campiña de Jerez.


(Fuente de la información gráfica: http://www.carrascalweb.es/postales/jerez/)


El ponente invitado, José Manuel Aladro (https://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=2993511), fue presentado por César Saldaña, del Consejo Regulador del Vino, quien también hizo luego, en la visita a las instalaciones de la viña, interesantes y valiosas observaciones sobre el negocio vitícola en Jerez, aspectos agronómicos de las viñas, producciones, trabajo generado por las distintas faenas, etc.

José Manuel Aladro, arquitecto de la Universidad de Sevilla y autor de numerosos estudios sobre el mundo del vino, la viña y la bodega de Jerez, hizo una magnífica exposición sobre los aspectos arquitectónicos, culturales y patrimoniales de las viñas de la campiña jerezana. Llamó la atención, entre otras muchas cosas que cabría mencionar, sus alusiones a los fogarines o lugares donde se reunían los trabajadores para hacer la comida, o calentarse y descansar de los trabajos. También hizo mención de las fachadas que se ofrecen al exterior que pueden observarse en muchas casas de viñas de Jerez, con sus típicos pórticos, a base de columnas y arcos, en los que, además de generar sombra y servir para usos diversos -como controlar el proceso de asoleado en los almijares- se descubría un aspecto, llamémoslo social, a través del cual el propietario expresaba su importancia, distinción o relevancia.

La convocatoria, hecha por el GRUPO DE HISTORIA, CULTURA Y PATRIMONIO RURAL DE JEREZ, incluyó también la visita a las instalaciones de El Majuelo, donde pudimos ver un antiguo lagar ubicado en un lateral de la construcción que da acceso a la zona donde se guardan los aperos de la viña. También tuvimos la ocasión de escuchar las oportunas y precisas observaciones de Agustín García Lázaro acerca de los distintos elementos del paisaje (pagos, lugares concretos, vías de comunicación, toponimia, etc.) que pueden observarse desde el punto donde estábamos.

Finalmente, la nueva empresa que se ha hecho cargo de El Majuelo tuvo la gentileza de convidar a todos los participantes a una copita de vino dulce de Jerez servida en vaso ancho con hielo y naranja, lo que fue del agrado de todos y una ocasión perfecta para poder hablar, ya más distendidamente, sobre cultura del vino en Jerez.

(Adolfo López Cepero: Plano parcelario de Jerez, 1904; fragmento de la zona de Macharnudo)


(José Manuel Aladro, Universidad de Sevilla)

(César Saldaña, Consejo Regulador del Vino)