-

-

jueves, 9 de junio de 2016

Día de los archivos, un día de Historia, pero también de futuro (Jerez, 9 de junio de 2016).


La historia o, mejor dicho, la historiografía, es una herramienta que usamos para mejorar el presente y el futuro. También cabe el diletantismo y la mera curiosidad memorística, claro, pero lo suyo, lo deseable, lo útil, lo científico, es concebir el mundo de la historia y de la historiografía como una manera de aprender del pasado para mejorar, si es posible, el presente. En Jerez seguimos intentando facilitar el acercamiento de todos y de todas a los documentos en los cuales la institución municipal, y otras (como, por ejemplo, la notarial), dejó escritas algunas páginas importantes -como puede comprobarse en su rica colección de actas capitulares-  para conocer nuestro pasado.

Ayer miércoles el medievalista Juan Abellán, presentado por el también medievalista Miguel Ángel Borrego, explicó en Jerez su notable trabajo:
 Fuentes Históricas Jerezanas: Documentos de los Reyes Católicos (1489-1490)

Habló Juan Abellán de la composición (actas capitulares, documentos sobre Jerez en el portal de archivos españoles -por ejemplo: Registro General del Sello-, etc.) de su colección diplomática, un corpus de, para el reinado de los Reyes Católicos, unos 600 documentos transcritos en un total de unas 1500 páginas. Mencionó diversos pasajes de la historia del conflicto con Granada: ventas prohibidas (si tenían como destino Granada) de productos como el trigo o los caballos, participación de jerezanos en la construcción de Santa Fe, importancia de Jerez en la primera fase de la conquista de Granada, etc. Luego habló, entre otras cosas, del mundo cotidiano del Jerez del siglo XV, poniendo muchos ejemplos sobre, por citar dos casos, los malos tratos a las mujeres y los asesinatos de mujeres por causa de adulterio; señalando que para poder comprender esas extremas circunstancias hay que ponerse en el contexto de aquella época. Las cartas de dotes y arras, señaló, es uno de los caminos importantes para conocer el papel que las mujeres jugaron en aquella sociedad. Y animó a los jóvenes investigadores a que realicen trabajos de historia medieval sobre este ámbito tan poco frecuentado por los estudios históricos.