-

-

viernes, 19 de febrero de 2016

La dignidad democrática vuelve a Jerez: José Mª Pemán ya no preside nada.


José María Pemán fue una persona que, de manera furibunda, apoyó el golpe de estado contra la IIª República y se convirtió en vocero supremo del "glorioso movimiento" de Franco y otros generales africanistas. Miembro activísimo de Falange, persona que alababa y proponía el modelo italiano de Benito Mussolini, seguidor de un catolicismo radicalmente tradicionalista, Pemán fue el ejemplo de intelectual-político entregado con vehemencia contra todo lo que fuera, oliera, representara o tuviera que ver con los ideales y esperanzas que la población española votara democráticamente un 14 de abril de 1931.

Pemán quedó fielmente retratado para la historia cuando, en octubre de 1936, en el famoso acto en el paraninfo de la Universidad de Salamanca y estando Miguel de Unamuno presente, dijo sin más: "¡ No !, ¡ viva la inteligencia !, ! mueran los malos intelectuales ¡". Pemán quería, con eso, corregir el "viva la muerte" del general Millán Astray, aunque solamente consiguió ennegrecer profundamente, evocando los aspectos más sórdidos de la Inquisición española, el panorama político y social de aquellos momentos. "Mueran los malos intelectuales"... el control político y la represión del magisterio y de la intelectualidad republicana iba a ser, además de la de poeta del alzamiento, la misión que le hizo merecedor de los más encendidos piropos del nuevo régimen militar.



Todo esto es, contado de un modo sencillo, la verdad histórica de fondo del caso que la concejala de Izquierda Unida Ana Fernández expresó el pasado 30 de julio de 2015 en un debate de un pleno municipal. Ella, representando a la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez quería, exigía, que se retirara el busto de Pemán del vestíbulo del teatro Villamarta, pues había sido colocado allí, un 6 de diciembre de 2014, Día de la Constitución, por el Partido Popular de Jerez. Ana Fernández, la voz de la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez, con valentía, con claridad y con la verdad histórica de su lado, decía alto y claro lo que todos saben, sabemos, sobre la catadura política de José María Pemán. Y añadía que alguien con este pasado no puede presidir nada en Jerez.

Ahora la jueza ha archivado el caso por el cual la familia de José María Pemán, dolida por la exigencia de Pleno de que en Jerez Pemán no presida nada, quería imputar a Ana Fernández por un supuesto delito de injurias, etc., cuando en verdad nadie ha hablado, en ningún momento, del honor de los hijos de Pemán, sino solamente de José María Pemán Pemartín. La jueza, lógicamente, no ve delito en que los concejales y la ciudadanía se refieran a la verdad histórica y, en función de ella, decida cómo quiere elegir los símbolos públicos que deben ser elogiados y cuáles no. Es posible ahora que la familia de Pemán recurra este auto de archívese, pero volverá a prevalecer, sea como sea, una verdad incontestable y que el pueblo de Jerez conoce bien: Pemán fue coautor de un régimen político de cosas que incluyó el asesinato de decenas de miles de personas en un proceso de purga y represión sin precedentes en la historia de Europa (si se obvia la persecución de la disidencia política y de los judíos en Alemania nazi de los años 30).

Las conclusiones de todo esto son dos y son claras: 1ª) el movimiento ciudadano a favor de la memoria histórica va a seguir con su empeño de que se haga justicia y se obtenga dignidad para todas las víctimas del franquismo, al tiempo que se defienden los valores democráticos de nuestra sociedad, 2ª) la ausencia de libertad de expresión que está de telón de fondo de la querella de la familia Pemán a la concejala Ana Fernández es la clave que explica este caso y otros que, en el contexto del plan de acoso y derribo de una izquierda fortalecida contra el estado de corrupción, muestran cómo se intenta criminalizar toda iniciativa social que luche por desembarazarse del caos político y económico que el bipartidismo ha traído a este país.


ALGUNOS ENLACES A LA NOTICIA DE LA QUERELLA POR FIN ARCHIVADA: