-

-

sábado, 13 de febrero de 2016

José María Pemán, propagandista de guerra, aliento de los golpistas, inductor de la represión y poeta de la muerte.


La historia de Pemán en la Guerra Civil es la de un supuesto hombre sensible, cultivado, de más o menos valioso talante poético [hoy muy discutido], que justifica el golpe, alienta al bando nacional a los combates y se entrega, desde la Cultura, a la causa militar de exterminar a los oponentes, es decir, al régimen democrático de la IIª República. En septiembre de 1938, Pemán recorre los frentes animando a las tropas golpistas. En Vitoria es tratado así: "Don José María Pemán, Presidente de la Real Academia, Alférez Provisional y poeta nacional"... 

 

El general Francisco Franco se apoya continuamente en los cánticos laudatorios de el poeta José María Pemán para dotar a su "gesta gloriosa" (en este caso la toma de Madrid) un aire de epopeya civilizatoria, de lírica nacional, de narración heroica clásica, de oda a él mismo como nuevo salvífico fuhrer...


Continuamente, el régimen franquista lo ensalza y halaga hasta el extremo por los trabajos de encendido apoyo al golpe de estado:



"Pemán fue presentado por el poeta mallorquín José María Tous Maroto. Al levantarse a hablar Pemán, el público, puesto en pie, le hizo una ovación, aclamando a España y al caudillo":



Pemán defendió la idea tópica de una España tradicionalista, catolicista, de raíces imperialistas (RR.CC., Carlos V, Felipe II...), etc.:




Junto a Millán Astray, elogió por activa y por pasiva el fascismo de Mussolini y sus influencias directas sobre el caudillo militar Francisco Franco:




Junto a Queipo de Llano, en Granada, en la primavera de 1938, arengando a los alféreces provisionales:


En La Gaceta de Tenerife, Diario Católico de Información, Año II, nº 8996, 18 de noviembre de 1937, le vemos escribir un elogiosísimo artículo sobre la labor de Auxilio Social y de Falange: "Porque lo repito Auxilio Social es la gloriosa impaciencia de la Falange que a dos pasos de la muerte y de la guerra, tiene prisa por mostrarnos todo lo que trae ella de vida y de paz"...




En este otro artículo de 1937, Pemán expone su concepto de Cultura como ideal pegado a la Religión y al espíritu bélico que ha hecho posible el golpe contra la República. Pemán, católico ultraconservador, quería que los bachilleres españoles volvieran a entender los autos sacramentales, la política imperial de Felipe II, los textos de Santa Teresa y los cuadros religiosos de Zurbarán...


 

En el Día de Palencia, de fecha 20 de abril de 1939, se homenajea a Hitler y se anuncia que el caudillo Franco ha visitado Cádiz y que se va a hacer un homenaje nacional a José María Pemán, "el cantor de la Cruzada Nacional", con asistencia de Franco (que parece ser que al final no fue); un homenaje que tendría lugar el 16 de julio de 1939 en Cádiz: