-

-

lunes, 15 de junio de 2015

Retiremos YA el busto de Pemán del teatro Villamarta.

La Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez acaba de enviar a todos los medios de comunicación un breve escrito -lo adjunto más abajo- pidiendo que en el primer pleno del Ayuntamiento de Jerez se vea una moción por la que se llegue al acuerdo de retirar el busto dedicado al político franquista José Mª Pemán del vestíbulo del Teatro Villamarta.

Asimismo, el historiador jerezano Juan Luis Sánchez Villanueva ha publicado un sustancioso texto sobre Pemán en el que deja claras cuáles eran las claves ideológicas del falangista que persiguió sin descanso a los profesores y profesoras de la IIª República.

La estatua de Pemán debe volver al Museo Municipal.

José María Pemán, además de escritor, fue un falangista muy destacado que tuvo una implicación directa en el golpe militar de 1936 contra la II República. Apoyó sin ambages un alzamiento militar contra la democracia que entre 1931 y 1936 avivó la esperanza de tantos millones de españoles. Su papel en las depuraciones de maestros, sus constantes soflamas a favor del régimen franquista, su ideario ultraconservador y su encendida apuesta política pro dictadura son elementos que, a pesar de la distancia de aquellos hechos históricos, no deben permitir -si nos atenemos al artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica vigente- que un busto suyo esté colocado, a modo de homenaje, en el vestíbulo del Teatro Villamarta. No olvidemos que en Jerez se fusilaron a casi 400 personas.

La actitud del Partido Popular de colocar un busto a Pemán en el Teatro Villamarta el día 6 de diciembre, día de la Constitución, es profundamente antidemocrática, alarmante e intolerable. La Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez pide públicamente al nuevo ayuntamiento constituido que la herida que reabrió el Partido Popular en nuestra ciudad sea urgentemente reparada con la devolución del busto de Pemán al Museo Municipal. Pedimos que sea en el primer pleno municipal cuando se adopte un acuerdo en tal sentido.

FDO.: PLATAFORMA POR LA MEMORIA DEMOCRÁTICA DE JEREZ(15/06/2015)

 
José María Pemán y la Guerra Civil.
(Por Juan Luis Sánchez Villanueva, en: http://www.lavozdelsur.es/jose-maria-peman-y-la-guerra-civil, 14/06/2015)
El colegio público Al-Ándalus cumple 75 años, aunque cuando se inauguró recibió el nombre de Grupo Escolar Generalísimo Franco, nombre de moda a raíz de la victoria de este general en la Guerra Civil. Conocer los primeros pasos de este colegio me llevó a meterme de lleno en la documentación de la época y a dar con publicaciones de José María Pemán Pemartín, prolífico escritor, de cuya obra no es que no quiera acordarme, es que no recuerdo ninguna más allá de El Divino impaciente. Pero el documento que rescató a Pemán de mi olvido fue un oficio en el que figuraba como presidente, a nivel nacional, de la Comisión de Cultura y Enseñanza. Sí, en el bando franquista.
Mientras buscaba información, el Ayuntamiento decidió colocar un busto de este escritor gaditano en el Teatro Villamarta. Busto que ya había estado en los jardines de la Rosaleda, en el parque González Hontoria, pero que no había durado ni una feria. No me pregunten cuál fue la excusa para ponerlo en el Teatro Villamarta, no la conozco. En cambio, sí que es curioso conocer algunas de las muchas obras escritas por él. De las primeras normativas despachadas por el bando franquista tenemos una, publicada por el Boletín Oficial del Estado en Burgos el 10 de diciembre de 1936, dirigida a depurar, a eliminar, al personal docente, tarea que encomendó a una serie de Comisiones Depuradoras de Instrucción Pública.
José María Pemán no se contentó sólo con la publicación de esta normativa, sino que animó, y por escrito, a los “Sres.” Presidentes y Vocales de las mismas. Les recordaba la “trascendencia de la sagrada misión que tenían en sus manos” (Sí, el subrayado es mío, no he podido evitarlo). Les pedía a esos vocales “depuradores”,  que no se volviera a proteger n i subvencionar “a los envenenadores del alma popular, primeros y mayores responsables de todos los crímenes y destrucciones que sobrecogen al mundo”. (José María Pemán se estaba refiriendo a los maestros y las maestras españoles republicanos, según él, “responsables de todos los crímenes… del mundo”. Yo siempre había entendido que a Abel lo mató Caín, no un docente de la 2.ª República Española).
Animaba a esos vocales (me refiero a Pemán) para que propusieran “la separación inexorable de sus funciones magistrales a todos los que directa o indirectamente hubieran contribuido a sostener y propagar a los partidos, ideario e instituciones del llamado Frente Popular”; es decir, mandarlos al paro. Cuidado con las simpatías. Si eras simpatizante, tan sólo simpatizante, de alguno de los llamados partidos nacionalistas, ya fuera vasco, catalán, navarro o gallego, te trasladaban a otra población.
- Pero es que ese maestro no ha cometido ningún delito.
- Lo siento. Es simpatizante de un partido nacionalista gallego.
- Pero es que esa maestra es de una conducta profesional y moral intachables.
- Lo siento. Es simpatizante de un partido nacionalista navarro.
- ¿Sigue siendo este Pemán el mismo al que le han colocado el busto en el Villamarta?
- Sí. El mismo.                    
El 24 de julio de 1936 (¡anda que perdió el tiempo!) Pemán, ya arengaba a los sublevados a través de Radio Jerez:
“Eso que tenéis enfrente, españoles, eso es el marxismo en toda su desnuda verdad; eso que incendia, eso que asesina, eso que viola ahora, asesinando mujeres y niños, quemando personas vivas, bombardeando la Alhambra de Granada o el Pilar de Zaragoza…”
Mientras que para Pemán el marxismo era el que violaba, para Queipo de Llano quienes violaban eran sus “valientes legionarios y regulares”. Lo gritaba él mismo ante el micrófono de Radio Sevilla:
"Nuestros valientes legionarios y regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombres de verdad y de paso también a sus mujeres. Esto está totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen". Pemán le reía las gracias a Queipo de Llano. Decía de él que era una “torre de buen humor y optimismo, segunda Giralda de esta Sevilla”. Especial sentido del humor el que tenían el general Queipo de Llano y Pemán.
Si éste nos informaba de los bombardeos marxista a la Alhambra de Granada o al Pilar de Zaragoza, también nos podía haber informado de los miles de civiles que fueron bombardeados y ametrallados por la aviación italiana cuando emprendían la huida por la carretera costera de Málaga a Almería; o del bombardeo de Guernica por la legión Cóndor en abril de 1937; o de los continuos bombardeos a Barcelona, a Madrid…
La arenga de Pemán en Radio Jerez continuaba:
“Esta guerra además de necesaria era conveniente… Pero el Dios de los Ejércitos, nos ha hecho a tiempo el generoso regalo de un supremo dolor… Y de pronto, para que abramos los ojos, Dios nos ha mandado la suprema lección de una guerra”.
No llego a entender cómo una persona puede decir que una guerra es “necesaria y conveniente”. ¿Un dios que manda una guerra como generoso regalo? Yo no quisiera que el día de mi cumpleaños mi dios me hiciera ese tipo de regalo. ¿Un dios que para abrirnos los ojos, para que aprendamos la lección, nos obsequia con una guerra? Ni siquiera el dios de Pemán estaría de acuerdo con estas afirmaciones.
Y me sigo preguntando: ¿Por qué ahora el busto de Pemán en el Teatro Villamarta?
(Las frases entre comillas están tomadas de la Circular de José María Pemán en el Boletín Oficial del Estado, Burgos, 10 diciembre 1936, N.º 52 y José María Pemán, Arengas y crónicas de guerra, pp. 11 y 13)